El conocimiento que nos llega

La búsqueda un grano de arena en un océano de datos.

Estas son las primeras lineas que escribo en este espacio. Y al hacerlo siento que he llegado 15 años tarde. El tiempo dorado de los blogs terminó hace mucho y posiblemente no sean demasiadas las personas que lean estos medios.

Pero no solo no me resignaré a los escasos caracteres que ofrecen las redes sociales, sino que doblaré la apuesta, y expondré datos con base en evidencias empíricas, y de alguna manera que pueda resultar interesante para el público general.

¿Puede interesar esto en la década de las redes sociales y Youtube?

Las redes sociales y los vídeos de youtube son extremadamente útiles, pero distraen fácilmente y es difícil matizar ideas o explicar conceptos en pocas palabras. El medio escrito puede ser más extenso, y por otra parte, es ideal para sumergirse en temas complejos, y muy fácil de consultar, releer, “copiar y pegar”, compartir, etc.

Redes sociales, la -no tan- nueva ni eficaz manera de informarse.

El medio escrito facilita exponer pensamientos y comparar datos de manera más basta que un medio audiovisual. Y aún así, en este espacio también utilizaremos vídeos, por supuesto.

Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes.”

Esta frase pertenece a Isaac Newton, una de las mentes más brillantes que la humanidad conoció.

Isaac Newton

Como cualquiera, Newton fue hijo de su tiempo, y también su trabajo. No podría haber sido quién fue sino por el trabajo de sus predecesores. Y lo mismo se aplica a los grandes genios actuales. Así que espero que este sea un canal de comunicación entre esos gigantes y el público general.

¿Sobrecarga de información?

Según un articulo de la Universidad de Ottawa, en 2009 se superaron los 50 millones de artículos científicos publicados desde 1665, y cada año se publican aproximadamente 2,5 millones de artículos científicos nuevos, como describen en esta publicación.

La sobrecarga de información es muchas veces contraproducente.

Este gran aumento en la producción de publicaciones pueden deberse a:

  • Un aumento en el número total de revistas académicas activas. En el año 2014 habían más de 28.000 revistas académicas revisadas por pares. También hay que sumar a esto el número creciente de revistas falsas o de dudosa calidad, que generan gran cantidad de artículos poco o nada confiables. Esto hace que separar “la paja del trigo” resulte muchas veces extenuante.
  • Aumento en el número de investigadores publicando en todo el mundo, y la presión de las universidades sobre estos para publicar.
  • Esta presión por “publicar o morir” genera una competencia que lleva a muchos investigadores a convertirse en lo que se denomina “cortadores de salami”. Es decir, dividen sus trabajos en la menor unidad publicable posible, para así prolongar su lista de trabajos, mejorar las chances de ser citado, aumentar las posibilidades de publicar en revistas de “alto impacto”.

En 2008, un investigador llamado Jonh Evans sugirió que la gran cantidad de artículos de los últimos tiempos y la facilidad de su acceso en línea generó un efecto negativo, a modo de cámara de eco, en donde muchos investigadores citan las mismas fuentes, y con mayor frecuencia las más recientes.
Claro que no todo el mundo está de acuerdo con esta afirmaciones y es evidente: el acceso online a publicaciones mediante potentes buscadores permiten gestionar mejor y en mayor profundidad documentos acerca de un tema en particular.

Conclusiones

Los vanguardia de la ciencia ha llegado a punto difícilmente distinguible de la ciencia ficción para un lector distraído. En parte, debido a la dificultad en la comprensión de ciertos temas cuyo estudio ha llegado a una profundidad nunca vista. Pero que, desde luego, trataré de transmitirles a los futuros lectores de este espacio.

En este humilde rincón divulgaremos artículos que puedan resultar relevantes e interesantes. Tratando de separar “la paja del trigo” en esa increíble cantidad de información que surge cada día.

Muchas gracias por llegar hasta aquí, y hasta el siguiente artículo.


Bibliografía:

Canadian Science Publishing – 21st Century Science Overload

La imágen de “Redes sociales” pertenece a Tanja Capell y se distribuye bajo licencia Attribution-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-SA 2.0)

La imagen de “Sobrecarga de informacion” pertenece a Ario_ y se ditribuye bajo licencia Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.0 Generic (CC BY-NC-SA 2.0)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s