¿Es seguro volar después de una neurocirugía?

Cambios de presión y restos de aire luego de cirugías podrían causar problemas.

Quién se haga habitué de este blog, no demorará mucho en reconocer una de mis pasiones, muy aferrada a la niñez.

Cuando todo parece ir en tu contra… no olvides que el avión despega contra el viento y no con él.

Henry Ford
Boeing 737 – MAX8 de Aerolíneas Argentinas despegando del Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires. Mi primera foto como “spotter”.

Y es que si hay algo que además de fotografiar y admirar profundamente, me deja alguna enseñanza y reflexión, son los aviones. Uno dirá ¿cómo?. A mi entender no es más que un claro ejemplo de innovación, razonamiento (cualidad humana máxima) y eficiencia, perfeccionada mediante aprendizaje de errores mayormente.

Me pregunto si existirá alguna conexión entre mis pasiones…

V1-ROTATE

¿Cuándo un paciente neuroquirúrgico puede volar? ¿qué puede pasar en la cabeza del paciente en ese momento? No, no se confunda. No busco una respuesta que hable de una emoción, al menos… por ahora.

Fisiológicamente, ¿en qué podría afectar un vuelo de aerolínea comercial a nuestro cerebro si por ejemplo, fuimos intervenidos quirúrgicamente por una cirugía intracraneal?

La hipoxia hipobárica es un tema que concierne mucho a la hora de volar y sostener una presión de oxígeno compatible a la vida en un vuelo implica la presurización de la cabina, con la inyección de oxígeno en alta presión que, sin importar la cantidad, siempre será menor que a nivel del mar.
Esto crea una presión barométrica de la cabina de vuelo inferior en comparación con el nivel del mar, que en teoría puede causar que un volumen fijo de gas se expanda. La principal preocupación con respecto al vuelo.
En la teoría esto implicaría que cualquier aire residual dentro de la cavidad intracraneana en un post-quirúrgico potencialmente puede expandirse convirtiendo una simple neumoencéfalo residual en uno “a tensión” que amenace la vida.

Habitualmente se restringe a volar al paciente durante un período. ¿Cuanto tiempo?… es variable.
Esta precaución es comprensible, pero puede no ser necesaria. Existe una escasez de literatura basada en evidencia sobre el tema que conduce a una falta de consenso.
Es claramente un área que necesita mayor evaluación clínica para clarificar el camino en lo que respecta a una de las tantas condiciones médicas que debe tenerse en cuenta a la hora de volar.

Con esto cierro mi primera participación, esperando que esta punta del iceberg despierte un mayor interés…

Referencias

Amato-Watkins, Anthony & Mudigunda Rao, Veeru & Leach, Paul. (2012). Air travel after intracranial surgery: A survey of advice given to patients by consultant neurosurgeons in the UK. British journal of neurosurgery. 27. 10.3109/02688697.2012.716176.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s